La lluvia torrencial obliga a cortar decenas de carreteras y caminos y provoca la crecida del río Sellent

Las intensas precipitaciones provocadas por una borrasca situada en el Golfo de Cádiz dejaron ayer registros de hasta 182 litros en Barx, provocaron la crecida del río Sellent, que alcanzó un caudal de 264 metros cúbicos, y dejaron imágenes espectaculares como la de la cascada del Salto de Chella. Las lluvias provocaron el corte temporal de decenas de caminos y carreteras y dejaron sin clase a un total de 642 alumnos.

Tras el desprendimiento registrado en los accesos al embalse de Buseo en Chera el pasado domingo ayer se produjo un desplome en la CV-428 en Cortes de Pallás, en el mismo lugar donde en 2015 un derrumbe cortó la carretera y dejó prácticamente incomunicada a esta localidad durante ocho meses. Técnicos de la Diputación de Valencia sostienen que el desprendimiento <> y la carretera se reabrirá al tráfico en cuanto amaine el temporal.

Las precipitaciones hicieron saltar las alarmas en las localidades de Càrcer y Cotes ante una crecida del cauce del río Sellent, que alcanzó un caudal punta de 264 metros cúbicos por segundo. El Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat lanzó un aviso preventivo para ambos municipios.

Las sucesivas trombas de agua cortaron momentáneamente la CV-505 (Alzira-Sueca), CV-506 (Forn de Carrascosa), CV-574 (Carcaixent) y CV-542 (Vva de Castellón). En Sumacàrcer se produjo un ligero desprendimiento de rocas cerca del polideportivo y la Guardia Civil rescataba a un pequeño potro en Carcaixent.

En la comarca de la Safor, los ayuntamientos de Tavernes de la Valldigna y de Oliva cortaron por precaución caminos que atraviesan los cauces más peligrosos. Igual hizo el Ayuntamiento de Gandía en el paso inferior que comunica con Real de Gandia, mientras que en otras localidades las policías locales supervisaron puntos de riesgo por si era necesario intervenir.

En la mayoría de poblaciones de la Costera y la Canal de Navarrés, las autoridades tuvieron que cortar el acceso a numerosos caminos agrícolas anegados por la lluvia. El agua acumulada provocó interrupciones del tráfico en las carreteras que enlazan Canals y Montesa, y Barxeta y Rafelguaraf, así como en un puente ubicado a la salida de Xàtiva. Mientras tanto, en la carretera CV-580, que enlaza Quesa y Bicorp, se registraron desprendimientos de rocas que tuvieron que ser retiradas con máquinas pesadas, al igual que en la CV-81 entre el Pou Clar y el Molí de Pas de Ontinyent.

En Chella, la imponente cascada de El Salto -a 25 metros de altura- volvió a ser una catarata después de varios años convertida en un apenas un hilo de agua.

La Policía Local de Enguera cortó el paso de trece caminos y ramblas anegados. El temporal causó problemas en las comunicaciones. Muchos vecinos se quedaron sin televisión, sin internet y sin cobertura en el móvil durante varias horas. Hubo también cortes intermitentes de luz. En Xàtiva el temporal provocó la caída de dos árboles que tuvieron que ser retirados tras ocasionar daños en tres vehículos.

caValencià
es_ESSpanish caValencià