Una quincena de colegios de la comarca aún tienen el peligroso fibrocemento

La Conselleria de Educación, en algún caso con la colaboración del ayutnamiento interesado, ya ha retirado el fibrocemento de casi una docena de colegios e institutos de la Ribera. El desprendimiento la semana anterior de una plancha del aislamiento lateral del gimnasio del colegio Ribalta de Algemesí puso en evidencia que el problema persiste, según datos de la Confederació Gonzalo Anaya, en al menos otros quince centros públicos de la comarca. Esta cifra, no obstante, engloba casos dispares, desde colegios con amplias cubiertas de fibrocemento, un material considerado potencialmente peligroso para la salud al contener amianto, a aquellos en los que la presencia del mismo se limita a algún depósito ya inutilizado, como en el caso del colegio El Convent de Alberic, o a un par de canaletas como sucede en el centro de educación especial Carmen Picó de Alzira.

Los últimos colegios que han visto desaparecer el fibrocemento de sus instalaciones son Les Comes de l’Alcúdia y El Castell de Corbera. Los operarios especializados que se encargan de realizar estos trabajos aprovecharon las vacaciones escolares de Navidad para proceder a su sustitución. También parece próxima la retirada de las placas existentes en el colegio Hertats de l’Alcúdia ya que fuentes municipales indicaron que puede ser cuestión de semanas.

Fuentes de la Confederació Gonzalo Anaya señalaron que, en base a las últimas informaciones facilitadas en la comisión <>, queda para una próxima licitación el colegio Padre Gumilla de Càrcer. No obstante, el alcalde de la localidad, Josep Botella, explicó que debido a la antigüedad y mal estado de la cubierta, había planteado a la conselleria que la intervención no se limitara a sustituir el fibrocemento. Botella detalló que el ayuntamiento asumió el compromiso de redactar el proyecto para cambiar toda la cubierta <> y señaló qu eno tiene aún la confirmación de que las obras se vayan a realizar este año.

También el colegio Félix Olmos de Favara mantiene placas de fibrocemento en uno de sus pabellones, según explicó la alcaldesa, Oro Azorín, que advirtió de que en el mismo también se han detectado problemas en su estructura que aconsejan la demolición.

Otros centros que se encuentran a la espera de la retirada de ese material potencialmente peligroso son los colegios Ausiàs March y Lluís Vives y el instituto Rei en Jaume en Alzira -el concejal de Educación, Pepe Grau, señaló que también en la sede de la EPA queda algo que incluso podría retirar el ayuntamiento-; los colegios Navarro Darás y José Boquera de Carcaixent; el Heretats y el Batallar de l’Alcúdia; el Lluís Vives y San Agustin de Cullera y el CEIP 9 d’Octubre de Benimuslem.

El listado que baraja la Conderació Gonzalo Anaya también incluye en esta relación el colegio El Convent de Alberic y el IES Soler i Godes de Benifaió. En el primer caso, el alcalde, Toño Carratalá, señaló que se trataba de un antiguo depósito que estaba fuera de uso y algunas fuentes consultadas apuntaron que la presencia del instituto de Benifaió en esta relación se debía también a un depósito. Desde la Confederació Gonzalo Anaya destacaron que la conselleria tiene voluntad de retirar el fibrocemento de los colegios aunque el coste de estos trabajos y la falta de presupuesto obliga a escalonar las actuaciones.

 

caValencià
es_ESSpanish caValencià