El río Sellent le pone sal al Xúquer

La regla que asegura que los ríos llevan agua dulce no siempre se cumple, y en la comarca se pueden encontrar algunos ejemplos.

Uno de los más llamativos que ha salido a la palestra esta última semana es el caso del río Sellent, al que la Confederación Hidrográfica del Júcar le atribuye el exceso de sal detectado en el Xúquer que ha impedido regar a los agricultores de Cullera y Sueca. Y es que el afluente destaca por sus formaciones geológicas ricas en sal, que provocan un proceso natural de salinización de las aguas.

En concreto, la zona donde abunda este tipo de yeso que provoca la salinidad de las aguas se encuentra entre Estubeny y la desembocadura, en Cotes. La geología del río saliniza las aguas de forma natural, que llegan a alcanzar picos de 4 milisiemens de conductividad. <>, indica el alcalde de Càrcer, Josep Botella. Pese a ello, <>, añade.

La gran cantidad de sal que transporta el afluente también afecta a la flora autóctona, pues no todas las plantas soportan esta conductividad. De hecho, Càrcer ya procedió hace ahora justo un año con una repoblación vegetal especial, para la que se contó con la colaboración de la Fundación Limne y del alumnado del municipio. En aquella ocasión, se plantaron especies como adelfas, juncos y taray, más capaces de resistir aguas más saladas.

caValencià
es_ESSpanish caValencià