Càrcer se reinventa para combatir el calor con más parques y jardines

Vegetación para templar el intenso calor. Càrcer busca naturalizar su urbe, hacerla más habitable. Una tendencia que responde al desequilibro verde que provoca grandes diferencias de temperatura entre el centro y la periferia.

Sin ir más lejos, el pasado verano, en la Plaça de la Generalitat, el mobiliario urbano alcanzó más de 70 ºC de temperatura, mientras que en la sombra los termómetros marcaban 35,5 ºC.

De hecho, a pesar de que las calles son estrechas y las viviendas permanecen con las ventanas protegidas con toldos y persianas, la población alcanza valores extremadamente altos en junio, julio, agosto y septiembre (superando los 33.2 grados centígrados). Para suavizar esos registros térmicos tan alarmantes, Càrcer propone una reinterpretación del paisaje: llenar el municipio de árboles.A través de un estudio elaborado por la empresa Babilonia Zonas Verdes SL y financiado por la Diputació de València, el consistorio liderado por Josep Botella busca dar una respuesta a quienes ven factible fomentar la biodiversidad en un ámbito hasta ahora monopolizado por el asfalto y el ladrillo. La clave está en repensar la población y reconquistar el espacio público a través de la jardinería.

caValencià
es_ESSpanish caValencià