Las trombas dejan otro derrumbe en Cotes y amenazan con desbordar ríos en la Ribera

Carreteras y campos anegados, un nuevo desplome de la montaña en Cortes de Pallás, cientos de niños sin poder ir a clase y la comarca de la Ribera otra vez en jaque por el riesgo de desbordamientos en ríos. Fueron los principales efectos del temporal que desde el domingo barre buena parte de la Comunitat y ayer dejó lluvias muy intensas en la Canal de Navarrés, la Ribera, la Safor y la Costera.

Según fuentes de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), las precipitaciones fueron abundantes en el sur e interior de la provincia de Valencia. La lluvia persistente dejó registros asombrosos como los 225 litros por metro cuadrado caídos en Bolbaite desde el domingo. Sólo ayer el municipio acumuló más de 133. Y los incidentes no tardaron en aparecer: desprendimientos, una decena de carreteras cortadas por la inundación o cascotes y los teléfonos del 112 sonando sin cesar por emergencias por lluvias.

El temor volvió a apoderarse de los vecinos de Cortes de Pallás después de la caída de varias rocas en el punto exacto donde se vino abajo la ladera entera en abril de 2015. Ocurrió poco después de las 12.30h en el km 15,5 de la carretera CV-428, el principal acceso por carretera al municipio. Las lluvias causaron el derrumbe de varias piedras de más de un metro, arrastrando con ellas la malla de protección, aunque no se registraron víctimas.

El desprendimiento afectó también a un tramo de unos 40 metros de otra carretera secundaria que discurre entre Cortes de Pallás y la pedanía de Otonel. Una patrulla del cuartel de la Guardia Civil de Cortes de Pallás se desplazó con urgencia al lugar y cortó el tráfico en ambas vías para garantizar la seguridad. El nuevo derrumbe no afectó a la actividad de la central eléctrica.

Algunas mallas metálicas destinadas a proteger la carretera quedaron destrozadas por el peso de los pedruscos y la estructura de seguridad no impidió que las rocas acabaran otra vez en medio de la carretera con evidente riesgo, lo que vuelve a poner de manifiesto la inestabilidad de la montaña de Cortes. Pero la lectura de la Diputación, responsable de las obras junto con Iberdrola, fue diferente: <>.

Los técnicos constataron que la carretera no está dañada y la Diputación mantiene que el sistema de protección de las grandes rocas <>. El desplome de ayer, restaron importancia, <>.

Las tareas de retirada de escombros ya han comenzado y la intención es que la CV-428 reabra al tráfico en cuanto amaine el temporal. Según declaraciones a Europa Press del alcalde del municipio, Fernando Navarro, las rocas se precipitaron desde una zona más alta que la del grave desplome de 2015. Según el edil, la vía seguirá hoy cortada al tránsito y los técnicos de la Diputación e ingenieron emitirán un informe el miércoles. Mientras, los vecinos tendrán que usar el itinerario alternativo de la carretera de La Muela o ruta de Jarafuel, que <>, como lamentó una residente.

Las precipitaciones volvieron a sembrar el temor en pueblos de la Canal de Navarrés y la Ribera. En Bolbaite o Estubeny, el río Sellent corría embravecido por el aumento de caudal. Emergencias puso en alerta las localidades de Càrcer y Cotes ante la previsión de una crecida a mital tarde. Pero finalmente no hubo desbordamientos que afectaran a la población. Eso sí, algunos campos próximos quedaron anegados. <>, explicó el alcalde Josep Botella

es_ESSpanish
caValencià es_ESSpanish