El PSPV se impone en la Ribera en votos y alcanza 15 mayorías absolutas

El PSPV se erigió en las municipales del domingo como primera fuerza política de la Ribera, mejorando incluso los resultados de las pasadas generales en las que ya fue el partido más votado tanto en la Ribera Alta como en la Baixa, no logró mantener el nivel de apoyo en las autonómicas, en las que se impuso Compromís, tras cosechar 49.673 sufragios que le brindan quince alcaldías con mayoría absoluta entre las que destacan las de Cullera, l’Alcúdia, Almussafes, Benifaió, la Pobla Llarga o Senyera, donde contará con ocho de los nueve concejales de la corporación, además de la lograda en Alcàntera, donde no habrá nadie en el banco de la oposición. El PSOE logró el 29.9 de los% votos en la Ribera Alta y el 39% en la Ribera Baixa que se han traducido en 201 escaños, prácticamente un 30% más que el PP, que contará con 142 concejales, y casi el doble que Compromís, tercera fuerza política tanto en votos como en concejales.

Los socialistas ampliarán previsiblemente esa hegemonía con alcaldías de municipios en los que han sido la fuerza más votada y además, la izquierda es mayoritaria. Algemesí es el caso más claro tras conseguir la actual alcaldesa, Marta Trenzano, ocho concejales, tres más de los que tenía, mientras que en Antella y Montserrat se presume una negociación más difícil. Cabe recordar que en la jornada electoral de 2015 el PSOE únicamente sumaba ocho mayoría absolutas, una cifra que prácticamente duplica cuatro años después.

El PP, por su parte sale de las municipales como segunda fuerza política de la comarca, tanto por número de votos como por escaños conseguidos.

Los populares logran además ocho alcaldías con mayoría absoluta cuando hace cuatro años únicamente se imponían con holgura en cinco municipios. El recuento del domingo garantiza al PP la continuidad en Tous, Gavarda, Benimodo, Massalavés y Sellent, una relación que se amplía con las alcaldías de Sollana, Llombai y Benimuslem. El PP también tiene expectativas de mantener a través de pactos la alcaldía de Montroi que ahora ostenta, tiene a tiro la de Carcaixent y quién sabe si la de Càrcer, donde un hipotético acuerdo con una lista independiente que lidera el exconcejal popular Iván Peirats lo propiciaría. Peirats tras dejar el PP se enroló en 2015 en la candidatura del actual alcalde, Josep Botella. La relación tampoco parece haber acabado bien tras concurrir con otras siglas.

Los 28.612 votos cosechados por el PP en la Ribera alta se han traducido en 115 escaños, mientras que en la Ribera Baixa los populares son con 6.919 votos, la tercera fuerza política tanto en sufragios como en escaños, 27, por detrás de Compromís.

es_ESSpanish
caValencià es_ESSpanish